Museos Locos: 5 museos raros que no te puedes perder Parte II

Aquí un poco más de esos extravagantes museos …

1. El Museo de Tecnología Jurásica, Los Ángeles

Vitrinas y vitrinas llenas de extraños artefactos para que los visitantes jueguen a adivinar qué es real y qué no. Ellos no dan las respuestas así que puedes creer lo que quieras. Además, al acabar la visita te invitan a un té, por lo que puedes sentarte a discutir si lo que has visto era real, o no.

2. Galería de mini botellas, Oslo

Con el eslogan “El único museo de mini botellas del mundo” este curioso espacio se creó a raíz del hobbie de uno de los fundadores. Ahora, exhibe botellas de todo el mundo, ordenadas según su color y temática. Y además, tienen un bar.

3. Momofuku Ando Museo de Fideos Instantáneo en Osaka, Japón

JapónAunque aquí justo ahora la gente consume cada vez más fideos instantáneos, en el resto del mundo es una religión (sobretodo para los malos cocineros/estudiantes). Podrás ver muchísimos tipos de fideos instantáneos y hasta hacerte uno a tu gusto.

4. Museo de los gatos, Ámsterdam

Canales espectaculares, casas estrechas, bicis y… ¿gatos?. Sí, muchos gatos holandeses. Durante siglos los artistas han adorado a sus gatos y en el ‘Katten Kabinet’ te encontrarás con una colección de pinturas y esculturas de nuestros mejores amigos felinos.

5. El Museo de Conejos de Peluche en Pasadena, Estados Unidos

Candance Frazze y Steve Lubankil, son los orgullosos dueños de la colección más grande de conejos de peluche y te dejan disfrutar de ella y toda su parafernalia en su casa de California.

Fuente: Atrapalo.com

Museos Locos: 5 museos raros que no te puedes perder Parte I

Si los museos de cuadros e historia no son lo tuyo, aquí tienes 20 extravagantes museos que te encantarán.

1. Museo subacuático de la Isla Mujeres, Cancún

cancunEl primer museo del mundo en el que necesitarás sacarte el título de buzo para visitarlo. Las esculturas de Jason de Caires, colocadas bajo el agua, son pH-neutro, es decir, que promueven la vida marina y algún día las criaturas disfrutarán del arte tanto como tú.

2. Museo de las relaciones rotas, en Zagreb, Croacia

Si eres de los que ha invertido años en una relación para terminar más mal que bien, este museo entiende tu dolor. Los artistas Olinka Vistica y Drazen Grubisic crearon este museo para curar sus heridas amorosas enseñando esos restos que producen todas las relaciones rotas. Y -toma nota- aceptan donaciones.

3. Museo de OVNIS en Roswell, Estados Unidos

En 1947 este pueblo se encontró inmerso en un oscuro y polémico “aterrizaje” de una nave extraterrestre que el gobierno americano intentó silenciar. Hoy en día han montado un museo, restaurantes temáticos y viven del merchandising.

4. Museo Franz Kafka, Praga

Hay muchos museos de esculturas, pero este está enfocado en honrar el espíritu del trabajo del autor checo. Si eres fan de él podrás entender qué hay detrás de pilas de carbón, de extrañas estatuas y la máquina de tortura de la  ”Colonia Penal”.

5. Parque de mariposas de Kuala Lumpur, Malasia

Si te horrorizan los animales muertos en probetas, ¡aquí disfrutarás!. Este enorme parque tiene más de 5.000 mariposas que viven a su aire para que tu puedas disfrutar de su belleza en movimiento.

Fuente: Atrapalo.com

CHILE: La Mano del Desierto de Atacama

Mano del Desierto de Atacama

En el desierto más seco del mundo, en Atacama aparece a 1.100 metros de altitud, una mano colosal semienterrada en la arena. La llaman la Mano del Desierto.

Esta en el norte de Chile, a 75 kilómetros al sur de Antofagasta, aquí en la inmesidad del desierto de Atacama, junto a la pista que llaman carretera Panamericana, surge la mano creada por el escultor chileno Mario Irarrázabal Covarrubias.

La mano es un hito y probablemente la obra maestra de Irarrázabal. Hay otras manos suyas -como la del Parque Juan Carlos I en Madrid y la de Punta del Este, Uruguay- pero ninguna como esta Mano del Desierto.

Fuente: Destina.com

La vuelta al mundo en 7 desayunos no tradicionales

Lo que cada uno de nosotros come cada mañana, cuándo y en qué orden, no es una cuestión meramente gastronómica, es algo cultural que de un modo u otro nos define.  Los ingredientes naturales de cada zona, el estilo de vida de las comunidades y el peso cultural de las recetas tradicionales determinan de manera definitiva el desayuno tradicional de cada país.

1. Australia

Australia desayunoEn Australia el desayuno se llama “Vegemite”, que en realidad es el nombre de uno de los alimentos más venerados por parte de los australianos. Cualquier alimento susceptible de ser untado con Vegemite (habitualmente, una tostada),  puede tener cabida en el desayuno australiano. Un huevo frito, unas rodajas de tomate, un poco de queso o de embutido o hasta unas láminas de aguacate. Las combinaciones más exóticas son posibles en Australia, sin que nadie ponga en debate la extravagancia de la mezcla si lleva algo Vegemite.

3. Egipto

Se dice que Egipto tiene el desayuno más saludable de los países del Oriente Medio árabe: pan de pita con huevos fritos, hummusfalafel (una variante picante del hummus) y la reconocida receta de crema de garbanzos con aceite de oliva, ajo y el jugo de un limón.

4. Polonia

En Polonia para desayunar se toman unos kanapki, unas rebanadas de pan centeno que acaban convirtiéndose, con todo lo que le añaden, en una completísima comida.

Tras untar el  kanapki con mantequilla, miel o mermelada, le añaden desde huevos duros cortados en rodajas y decorados con cebollino y mayonesa hasta tomates o pepinos, o alimentos más proteínicos como el queso y un poco de carne (elwędlinyel embutido seco típico de Polonia), para acabar decorándolo con ensalada salpicada con sal y pimiento.  Pero ellos tienen una variante y es que, el día de Pascua el desayuno cambia, se le llama “Desayuno de Pascua” y se reúne toda la familia de buena mañana para compartir algunos de sus platos tradicionales.

5. Irán

La base del desayuno, vayamos donde vayamos en Irán, es el pan con queso y una taza de té caliente. Después, en las zonas del norte acostumbran a añadir arroz cocido con pescado y servido frío, mientras que en el centro del país se decantan por el yogur y las cremas suaves hechas a base de leche. También por la mantequilla para untar el pan. En el sur normalmente empiezan el día comiendo dátiles, tal como sucede en todos los países musulmanes durante las noches del mes del Ramadán.

6. Tailandia

El desayuno tradicional es El jauk, es masa de arroz que se sirve en un bol junto con unos trocitos de pollo o cerdo cocidos y que acaba de condimentarse al gusto con huevo, jengibre, partículas de cebolla, salsa de soja, pimienta o un poco de picante. También está El pa-tong-goh, unos donuts  elaborados con harina de trigo y levadura amasados en forma de X y fritos en abundante aceite. A estas dos recetas son acompañadas de una bebida de soja (nam tau-hu) elaborada en casa y unas tortitas dobles (khanom khrauk) con la peculiaridad de que la de arriba y la de abajo son diferentes:  la de arriba es de leche de coco y azúcar y a la otra se le añade a la misma leche de coco, arroz cocido.

7. Turquía

Turquía desayunoEn Turquía se sirve uno de los más sorprendentes desayunos, principalmente porque en el centro de la mesa la cantidad de platos suele ser superior al número de comensales. La palabra turca que designa el desayuno (kahvalti) significa literalmente “antes del café”, lo que explica que el desayuno debe acompañarse con su reconocido te de tonos anaranjados. Eso sí, al terminar y tras unos 30 minutos de reposo digestivo, se saca el café turco con que el se cierra la comida. Los diferentes platos se sirve en pequeños platillos que incluyen: ensaladas de tomate, pepino y pimiento, el llamado queso blanco turco, cremas pastosas hechas de tomate y picante, aceitunas, huevos revueltos en verduras, carnes o queso, miel, frutos secos, pastas de hojaldre saladas rellenas de espinacas, queso y el simit, el tradicional pan de sésamo. En Turquía el desayuno es algo muy importante, tanto que familias y amigos pueden pasarse horas haciéndolo.

 

 Fuente: Atrapalo.com

 

 

El pueblo Inuit

Se cree que hace miles de años el pueblo inuit cruzó el estrecho de Bering para asentarse en el norte de América. Los inuit o en castellano esquimales, son un pueblo que vive en las tundras del norte de Canadá en forma nómada siguiendo las migraciones de los animales que cazan: caribúes, osos y focas. De estos animales ellos producen su comida, abrigo y hasta construyen viviendas y herramientas para cazar.

Actualmente debido al fuerte proceso de civilización se ha producido un gran cambio en sus formas de vidas originarias. En Canadá son muy conocidos por sus esculturas totémicas y cuya venta supone un ingreso importante para la comunidad. Poseen su propio idioma “el inuit” y una apasionante cosmogonía donde se narran hechos como la aparición de los animales en el mundo, la muerte y dioses. Estos son celebrados en fiestas sobre todo en el territorio de Alaska.

Fuente: Destina.com